miércoles, 19 de mayo de 2010

Viviendo con Fuerza (part. 1)

Podría empezar por cualquier otro instante en sus vidas. Por como se conocieron en las entrañas de la Extremadura de finales de los 60, por las tardes de vino y risas en los prados cercanos al pueblo, por los bailes en los guateques, por el primer beso... pero son momentos que desconozco pues, aún viendo fotos de estos, nunca se me han sido contados y nunca me he atrevido a preguntar, no me preguntéis el porqué.
Podría hablar del primer "te quiero", de la primera discusión de pareja... de la primera reconciliación, del último beso antes de la despedida, pero ¿quien no tiene estos momentos en su memoria?.

No, no voy a comenzar por ahí, prefiero empezar cuando su vida en común decidió girar, cuando Fortuna les marcó con una cruz escarlata en la espalda, cuando las muchas desgracias y la fuerza que demostraron para acabar con ellas les han convertido en un ejemplo a seguir en este sentido... al menos, para quien esto escribe.
------------------------------------------------------------------------------------------------
Prefiero empezar por el momento en el que todo se precipitó.
En el momento en el que supieron que Paula estaba embarazada, exigía la cultura popular, que los jóvenes terminaran uniéndose en matrimonio. Y así lo hicieron, sin fotos que atestiguaran tal unión, ni tal deshonra para la familia, los dos jóvenes se convertirían en marido y mujer hasta que la muerte los separase... O mejor dicho, intentara separarlos, pues ni la muerte pudo vencer las ganas de vivir y de luchar que ambos, aunque nunca les sonrió la fortuna, atesoraron durante toda su vida.
Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada